DICCIONARIO DEL
ESCÉPTICO

Robert Todd Carroll

 logo.gif (4146 bytes)
SkepDic.com


 

vertline.gif (1078 bytes)

 

PAREIDOLIA Y LA CARA DE MARTE

Imagen de 1976 tomada por el Viking I - ¿Una cara en Marte? La pareidolia es un tipo de ilusión o deficiencia en la percepción que involucra un estímulo vago que es claramente percibido como algo o alguien. Algunos ejemplos de pareidolia incluyen el ver la imagen de Jesucristo en una tortilla quemada o en heridas en los árboles; ver la imagen de la Virgen María en una nube o en el piso de un baño público; ver la imagen de la Madre Teresa en un rol de canela; o ver un hombre en la Luna o una cara en Marte.

Imagen de 1998 tomada por la Mars Global Surveyor - Ahí tienen su cara, tal vez los marcianos hayan sido lo contrario a los griegos y rendían culto al cuerpo deforme (y no dudo que alguno que lea esto se lo tome en serio).Bajo circunstancias ordinarias, la pareidolia provée de una explicación psicológica para varias ilusiones basadas en la percepción sensorial. Por ejemplo, explica varios avistamientos de OVNIs y el escuchar mensajes siniestros en discos reproducidos en sentido inverso. La pareidolia explica los avistamientos de Elvis, de Pie Grande y del Monstruo de Loch Ness. Explica numerosas apariciones religiosas y visiones. Y explica por qué algunas personas ven una cara u otras construcciones en una fotografía de la región de Cydonia en Marte. En circunstancias clínicas, sin embargo, algunos psicólogos promueven la pareidolia como un medio para entender al paciente. Tal vez, el ejemplo más infame de este tipo de proceder clínico sea el examen de la mancha de tinta de Rorschach. El astrónomo Carl Sagan cree que la tendencia humana de ver caras en tortillas, nubes, roles de canela, etc. es una característica evolucionaria. Escribe: Tan pronto como el niño puede ver, reconoce rostros, ahora sabemos que esta habilidad está bien conectada en nuestro cerebro. Los bebés que hace un millón de años eran incapaces de reconocer una cara devolvían menos sonrisas, era menos probable que se ganaran el corazón de sus padres y tenían menos probabilidades de prosperar. Hoy en día, casi todos los bebés identifican con rapidez una cara humana y responden con una mueca. (Sagan, 45).

Quizá, quizás no. Como sea, la explicación de Sagan de la cara de Marte es menos controversial que su explicación de nuestra fascinación con los rostros. En 1976, el orbitador Viking transmitió algunas imágenes de Marte que parecían mostrar una cara a lo cual la NASA dijo que era sólo un juego de luz y sombras. Algunos tomaron esta explicación como un signo seguro de encubrimiento. Ingenieros y especialistas en computación mejoraron digitalmente las imágenes de la NASA, lo cual de inmediato dio pie a la afirmación de que la cara era una escultura que representaba a un ser humano localizada junto a una ciudad cuyos templos y fortificaciones también podían verse. Algunos comenzaron a interrogarse: ¿sería esto construido por los mismos seres que construyeron los antiguos aeropuertos en Perú y aquellos que ahora se estaban comunicando con nosotros a través de elaborados símbolos esculpidos en los cultivos de trigo? Otros llevaron su asombro al nivel de la fe, basados en lo endeble de la evidencia y lo imponente de la imaginación. La explicación más realista de Sagan para la cara de Marte es que es el resultado de la erosión, los viento y otras fuerzas naturales (Sagan, 52-55). Tal vez la cara de Marte fue hecha por el mismo artista que hizo el Sudario de Turín. Algunos que han observado de cerca han visto un semblante familiar.

 

 

 

©copyright 2008
Robert Todd Carroll