DICCIONARIO DEL
ESCÉPTICO

Robert Todd Carroll

 logo.gif (4146 bytes)
SkepDic.com


 

vertline.gif (1078 bytes) CÓDIGO BÍBLICO O DE LA TORA

El código Bíblico (o Tora) es un supuesto código que habría sido intencionalmente incrustado en la Biblia. El código es revelado indagando secuencias de letras equidistantes (SLE). Por ejemplo, empezando con cualquier letra (“N”) y leyendo después cada enésima letra (“D”) en el libro, no contando espacios. Si un libro entero tal como el Génesis es explorado, el resultado es una larga cadena de letras. Usando valores diferentes para “N” y “D”, uno puede generar muchas cadenas de letras. Imagine que enrolla la cadena de letras alrededor de un cilíndro de tal forma que todas las letras puedan ser vistas. Aplane el cilindro para revelar varias filas con columnas de igual longitud, excepto quizás la última columna que puede ser mas corta que el resto. Ahora busque nombres significativos en proximidad a fechas. Busque horizontalmente, verticalmente, diagonalmente, en cualquier forma. Un grupo de matemáticos israelíes hizo ésto y afirmaron que cuando buscaron nombres en proximidad cercana a fechas de nacimiento o fallecimiento (como las publicadas en la Enciclopedia de Grandes Hombres de Israel) encontraron muchas equivalencias. Doron Witztum, Eliyahu Rips y Yoav Rosenberg publicaron sus conclusiones en la revista Ciencia Estadística (Statistical Science) (1994, Vol. 9, No. 3, 429-438) bajo el título de “Secuencias de letras Equidistantes en el libro del Génesis”. El editor de la revista comentó:

Cuando los autores usaron una prueba al azar para ver cuan poco frecuente los patrones que ellos encontraron pudieron originarse solo por casualidad obtuvieron un resultado altamente significativo, con la probabilidad p = 0.000016. Nuestros árbitros estaban confundidos: sus creencias anticipadas les hicieron pensar que el Libro del Génesis no podría contener referencias significativas de personas contemporáneas, aún cuando los autores llevaron a cabo análisis y verificaciones adicionales el efecto persistió.

Esto es, la probabilidad de obtener los resultados que ellos tuvieron fué de 16 en un millón o de 1 entre 62,500. Los autores manifiestan: “Análisis aleatorios muestran que el efecto es significativo a el nivel de 0.00002 [y] la proximidad de las SLE con los contenidos relacionados en el Libro del Génesis no es debida a la casualidad”. Harold Gans, ex-criptógrafo en el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, duplicó el trabajo del equipo israelí y coincidió con sus conclusiones. Witztum más tarde afirmó que, de acuerdo a una medición, la probabilidad de conseguir esos resultados por azar es de 1 en 4 millones. Aunque aparentemente ha cambiado de idea y ahora afirma que la probabilidad es p = 0.00000019 (1 entre 5.3 millones). Jason Browning, un científico creacionista, afirma que los primeros cinco libros de la Biblia contienen patrones de palabras ocultos y que eso ha sido “matemáticamente demostrado como imposible que haya ocurrido por azar”. Browning no menciona quién hizo los cálculos por él.

Como evidencia adicional de la significancia estadística de sus resultados, el equipo israelí analizó la versión hebrea del Libro de Isaías y los primeros 78,064 caracteres de una traducción hebrea de la Guerra y la Paz (War and Peace) de Tolstoi. Y encontraron muchos nombres en cercana proximidad a fechas de nacimiento o muerte, pero los resultados fueron estadísticamente insignificantes. (El Libro del Génesis usado en su estudio, la versión Koren, consta de 78,064 caracteres).

¿Qué significa todo esto? Para algunos que estos patrones en el Génesis son intencionales y que Dios es el autor del código. Si es así, ¿debería el Libro de Isaías, y cualquier otro libro en la Biblia que falla la prueba SLE, ser descartado? ¿Deberíamos concluir que estas estadísticas verifican el reclamo de que los judíos son el pueblo elegido por Dios o que no deberían agregarse más nombres a la lista de los Grandes Hombres de Israel a menos que pasen la prueba SLE? A menos que otras religiones puedan duplicar tales resultados estadísticamente improbables, los sobrenaturalistas matemáticos podrían bien considerarse como impostores. ¿Deberíamos traducir todos los libros sagrados de todas las religiones del mundo al hebreo y ver cuántos nombres de grandes hombres de Israel están codificados ahí? Muchos de nosotros estamos sin saber qué hacer o qué decir en lo que se refiere a tales cifras asombrosas.

¿Puede realmente una computadora leer la mente de Dios? Aparentemente sí. Para esta teoría Dios dicta en su lenguaje favorito, hebreo, un conjunto de palabras más o menos inteligibles si lo tomamos a valor nominal, conteniendo historias de creación, inundaciones, fraticidios, guerras, milagros, etc., con muchos mensajes morales. Pero este Dios hebreo escoge sus palabras cuidadosamente, codificando la Biblia con profecías y mensajes de ningún valor religioso.

Muchos, sin embargo, no están perdidos del todo. Algunos “científicos creacionistas” cristianos afirman que el código de la Biblia propociona pruebas científicas de la existencia de Dios. Si están en lo cierto, deberían convertirse al judaísmo. Doran Witztum no puede hacer eso, ya que él es judío. Pero ha llevado el trabajo hecho con el Génesis un poco más allá que sus colegas. Witztum fué a la televisión Israelí y afirmó que los nombres de los sub-campos en un mapa de Auschwitz aparecían notablemente cerca a la frase “en Auschwitz”. Las posibilidades de tal ocurrencia, dijo, son “una en un millón.” Algunos de sus alumnos hicieron el cálculo y afirmaron que su mentor estaba errado por “un factor de 289,149”. El estudio de Witztum puede no ser tan bueno como sus intenciones, pero es difícil ver cuáles podrían ser esas intenciones. ¿Estaba Dios revelando en una manera extraña que los sub-campos de Auschwitz están en Auschwitz?

Michael Drosnin y los admiradores de su popular libro, El Código de la Biblia (The Bible Code), están afirmando que decodificar la Biblia presuntamente conduce a descubrir profecías y verdades profundas de naturaleza secular, no todas en relación con los judíos. Drosnin afirma que la Biblia es el único texto en el cual estas frases codificadas se encuentran en un patrón estadísticamente significativo, y que la probabilidad de que sea un fenómeno aleatorio es pequeñísima. Usando el método SLE, Drosnin afirma que el asesinato de Yitzhak Rabin estaba pronosticado en la Biblia. También afirma que los asesinatos de Anwar Sadat y los hermanos Kennedy están codificados en el SLE Bíblico. Por fin, alguien ha encontrado un verdadero propósito útil para las computadoras: hacer análisis SLE de textos Bíblicos en busca de mensajes ocultos de naturaleza secular. El Señor ama los acertijos.

No todos están de acuerdo con las hipótesis de Drosnin, incluyendo a Harold Gans, el criptógrafo retirado del Departamento de Defensa de los Estados Unidos quien corroboró el trabajo de Witztum, Rips y Rosenberg. Gans ha publicado una declaración respecto a El Código de la Biblia y otros libros similares. En parte, la declaración dice

El libro declara que el código en el Tora puede ser usado para predecir eventos futuros. Esto es absolutamente infundado, no hay bases científicas o matemáticas para tal afirmación, y el razonamiento usado para llegar a tal conclusión en el libro es deficiente en lógica. Aunque es verdad que algunos eventos históricos han mostrado estar codificados en el libro del Génesis en inequívocas configuraciones, absolutamente no es cierto que cada configuración similar de palabras “codificadas” represente necesariamente un potencial evento histórico. De hecho, realmente lo opuesto es verdad: la mayoría de tales configuraciones serán completamente al azar y se espera que existan en cualquier texto de longitud suficiente. El Sr. Drosnin dice que su “predicción” del asesinato del Primer Ministro Rabin es una “prueba” de que el código de la Biblia puede ser usado para predecir el futuro. Un sólo éxito, independientemente de que tan espectacular, o aún varias de tales predicciones “exitosas” no prueban absolutamente nada a menos que las predicciones sean hechas y evaluadas bajo condiciones cuidadosamente controladas. Cualquier científico respetable sabe que la evidencia “anecdótica” nunca prueba nada.

El Dr. Eliyahu Rips, uno de los autores del estudio que inició el furor por el código de la Biblia, ha hecho también declaraciones públicas respecto a El Código de la Biblia de Drosnin.

No respaldo el trabajo del Sr. Drosnin acerca de los códigos, ni las conclusiones a las que llega.... Todos los intentos para extraer mensajes del código de la Tora, o de hacer predicciones basadas en él, son inútiles y sin valor. Esta no es sólo mi opinión, sino la opinión de cada científico que ha estado involucrado en la investigación seria de códigos.

El profesor Menachem Cohen, un celebrado estudioso de la Biblia de la Universidad Bar-Ilan, ha criticado a Witztum et. al. en dos puntos: (1) existen varias otras versiones hebreas del Génesis para las cuales el SLE no produce resultados estadísticamente significativos; y (2) la denominación dada a los Grandes Hombres de Israel fue inconsistente y arbitraria. El profesor marca algunos puntos importantes, pero quizás esto solo prueba que la versión Koren es la correcta y que la denominaciones elegidas son las más adecuadas para los grandes hombres de Israel.

Otros críticos, tales como Brendan McKay, han hecho sus propios análisis de la Guerra y la Paz con resultados marcadamente diferentes de los reportados por Witztum et. al. Muchos críticos, sin embargo, han hecho poco más que usar el SLE para encontrar nombres, fechas, etc., en varios libros, una proeza reconocida como irrelevante aún por el mas insignificante de los estadísticos. Sin embargo, Drosnin parece dirigirse al respecto cuando el dice “Cuando mis críticos encuentren un mensaje acerca del asesinato del primer ministro codificado en Moby Dick, les creeré”. McKay, pronto hizo un análisis SLE de Moby Dick prediciendo no únicamente el asesinato de Indira Ghandi, sino también los asesinatos de Martin Luther King, John F. Kennedy, Abraham Lincoln, e Yitzhak Rabin, así como la muerte de Diana, Princesa de Gales. El matemático David Thomas hizo un SLE del Génesis y encontró las palábras “código” y “falso” juntas no una vez sino 60 veces. ¿Cuáles son las posibilidades de que esto ocurra? ¿Significa esto que Dios lo puso en código para revelar que no hay código? Los caminos del Señor son misteriosos, ciertamente.

 

 

 

©copyright 2008
Robert Todd Carroll