DICCIONARIO DEL
ESCÉPTICO

Robert Todd Carroll

 logo.gif (4146 bytes)
SkepDic.com


 

vertline.gif (1078 bytes)


Dieta alcalina

Los pacientes muertos no cuentan buenas anécdotas.

(translator: Juan S. Aguilar)

La dieta alcalina se compone de varios alimentos, que se definen como alcalinos o ácidos, que supuestamente llevará el pH de la sangre a un nivel de alcalinidad ligera (7,35 a 7,45), un nivel que los mecanismos homeostáticos del cuerpo lograrán independientemente de la alcalinidad de su dieta. Los gurús de la dieta alcalina creen que una dieta alcalina estresa menos los mecanismos homeostáticos naturales del cuerpo y que esto es esencial para la buena salud.

Algunos defensores de la dieta creen que puede prevenir y curar el cáncer. Uno de los defensores más conocidos de esta dieta como tratamiento para el cáncer es Robert O. Young, quien estaba tratando a Kim Tinkham de su cáncer de mama en el momento de su muerte (debería decir "asesoramiento", ya que un naturópata que ha obtenido su título por correspondencia no está calificado para tratar el cáncer). Tinkham apareció en la página web cancerangel.com y se convirtió instantáneamente en famosa cuando apareció como invitada en el programa de televisión de Oprah Winfrey. Oprah le preguntó por sus motivos para rechazar la quimioterapia y curarse a sí misma.

(Puede ver el programa aquí si no se ha bajado todavía.) El "doctor" al que Tinkham se refiere es Robert O. Young. La dieta especial es la dieta alcalina. Por supuesto, no hay manera de saber cuánto tiempo habría vivido Tinkham si se hubiera sometido a la quimioterapia y la extirpación de parte de uno de sus pechos, los tratamientos recomendados por sus médicos. Lo que sí sabemos es que era una mujer inteligente con un deseo aparentemente fuerte de vivir eligió el consejo de un individuo más bien dudoso por encima de los consejos de su médico. De cualquier modo, Young es un personaje muy carismático (o al menos más carismático que el médico de Tinkham ) o Tinkham no se informó bien. En un momento de su "tratamiento", Young afirmó que él había invertido el cáncer.

Tinkham, aunque inteligente, se dio a las ilusiones y encontró esperanza en una colección de lugares comunes que han inspirado la esperanza de los desesperados desde sus orígenes en el movimiento del Nuevo Pensamiento del siglo XIX. Hay algunos hechos evidentes acerca de la dieta alcalina que deben hacer desconfiar a un escéptico de las muchas afirmaciones hechas por Robert O. Young y otros. Hay también algunas cosas acerca de Robert O. Young, que aparentemente no alertaron el detector de fraudes de Tinkham. (Véase la entrada de Robert O. Young para obtener más información acerca de este personaje dudoso.)

A pesar de que no hay estudios en humanos que apoyen las dietas alcalinas para la prevención o el tratamiento del cáncer, la dieta es muy popular entre algunos que piensan que las curaciones naturales siempre se debe elegir antes que la quimioterapia, radioterapia o cirugía. Algunos podrían ser persuadidos de la plausibilidad de la dieta alcalina como una cura del cáncer por el hecho de que los estudios de laboratorio han demostrado que algunas células cancerosas crecen más rápidamente en una solución ácida y algunas drogas de la quimioterapia son más eficaces si el área alrededor de una célula tumoral se altera para ser más alcalina .* El problema es que no hay garantía de que lo que funciona in vitro funcionará en vivo. En cualquier caso, la dieta alcalina no va a funcionar porque no tendrá un efecto significativo sobre la alcalinidad o acidez de las células.

No es cierto que la acidez del cuerpo pueda ser cambiada de manera significativa por la dieta. Cualquiera que sean los alimentos que usted coma, pasarán por su estómago, que es muy ácido (pH entre 1.5 y 3.5), que es un ambiente ideal para que la pepsina, la enzima digestiva principal, descomponga los alimentos. Los niveles de pH ácido del estómago puede ser afectado por la cantidad de alimentos que come, la infección y el estrés. El consumo de alimentos ácidos o alcalinos es irrelevante para afectar el pH en el estómago .* El consumo de alimentos ácidos o alcalinos también es irrelevante para el pH de las células de la sangre. Los diferentes alimentos, sin embargo, afectan el pH de la orina, pero eso sólo afecta a la vejiga.

Los promotores de la dieta alcalina dividen los alimentos en dos tipos dependiendo del tipo de "ceniza", producido como un subproducto de su consumo. Algunos alimentos producen un subproducto alcalino (por ejemplo, fruta fresca y verduras crudas) y algunos un subproducto ácido (por ejemplo, productos de origen animal, cereales integrales, legumbres y semillas). Estos subproductos no tienen nada que ver con el pH de la sangre en las venas o las arterias, el cual, por cierto, es diferente (la sangre venosa es más ácida que la sangre arterial *). La razón para dividir los alimentos en alcalinos y ácidos es la creencia de que los alimentos afectan el pH de las células de la sangre y que el mantenimiento de la sangre ligeramente alcalino es esencial para la buena salud, luchar contra el cáncer, tener energía, prevenir las alergias, etc. Como hemos explicado, los alimentos no afectan significativamente el pH de la sangre venosa ni arterial. 

Si esta dieta se basa en un falso principio, ¿por qué es tan popular? Alguna idea de por qué la dieta es atractiva para algunas personas que han sido diagnosticadas con cáncer se puede extraer de la lectura de testimonios como el siguiente (de otro de los admiradores de Robert O. Young y acólito del Nuevo Pensamiento , Tony Robbins):

En septiembre, había sangre en la orina de nuevo. Esta vez, hubo grandes coágulos de sangre y el sangrado continuó durante días. También me sentía un poco extraña, vibrante sensaciones en mi cintura. Llamé a mi médico, quien me recomendó a un urólogo. Me hicieron una cistoscopia y mi urólogo vino a verme y me dijo que había encontrado dos pequeños tumores en la vejiga y que él pensaba que era canceroso. El informe histológico confirmó sus sospechas. Tuve la etapa de grado 3, 1 (G3Pt1) cáncer de vejiga en la edad de 36 ...

El hombre que escribió este testimonio sobre lo puso en una revista web para documentar su progreso: www.stopdoingcancer.com. El enlace está inactivo y la última actualización es de junio de 2008. La página se inició a finales de 2006 o a principios de 2007. En su primer mensaje, el autor dice que había sido tratado de cáncer de la vejiga durante varios años y "nada funcionó", que interpreto en el sentido de que el cáncer se presentó después de varios años de quimioterapia y cirugía. Dice que "permitió a los médicos que me cortaran e inyectaran todo tipo de venenos en mí." También dice que cuando su equipo médico sugirió "la cirugía radical, que cambia la vida", decidió "tomar mi salud en mis propias manos." 

De inmediato compró y leyó todos los libros de Dr. Robert Young, incluyendo "El milagro del pH". Lo que decía tenía sentido total para mí. Estaba totalmente de acuerdo con mi creencia de que la naturaleza (o Dios) nos ha proporcionado todo lo que uno necesita para mantenerse sano y curarnos a nosotros mismos. Decidí allí mismo que iba a seguir el programa de pH milagro y sanarme a mí mismo.

Tanto la mujer que no había usado ninguna medicina científica para el tratamiento de su cáncer como el hombre que lo hizo pero no se curó, encuentran la idea de tomar en control de su propia salud más fuerte que la idea de prestarse pasivamente a un tratamiento diseñado por los profesionales de la medicina científica. Sin embargo, ambos también se sometieron a ideas especulativas de carácter dudoso, y fueron engañados, haciéndoles creer que se estaban adoptando medidas que iban a salvar sus vidas. Entiendo por qué el hombre que no se curó después de varios años de tratamiento por la medicina científica no aceptara su destino, sino que apelase a su sistema de creencias. Me resulta difícil, sin embargo, entender por qué una mujer inteligente rechaza la medicina científica por completo cuando su vida está en juego. Aunque no creo que debamos asumir que sólo porque una persona es inteligente, sus creencias son racionales. Tal vez fue miedo a operarse lo que la motivó.

Young y su esposa Shelley Redford Young (que aparece como co-autora de su libro El Milagro del pH) basan sus nociones acerca de la nutrición alcalina en la idea de pleomorfismo según lo expresado en los escritos de Antoine Bechamp (1822-1895) y Enderlein Gunter (1872 -1968). Afirman que "la acidificación y el crecimiento excesivo de las microformas negativas en el cuerpo son la causa de todos los síntomas y de la enfermedad." Esta idea carece de fundamento y fue abandonada hace tiempo por la comunidad científica.*

Los Young promueven una dieta rica en verduras, frutas bajas en azúcar, y usando varios suplementos y dispositivos para la desintoxicación del cuerpo e "ionizar" el agua potable que ellos venden. Se recomienda evitar el azúcar, la carne roja, mariscos, huevos, productos lácteos, granos procesados ​​y refinados, edulcorantes artificiales, alcohol, café, chocolate y refrescos, no porque estos alimentos sean perjudiciales en sí mismos, sino debido a que interfieren con la capacidad del cuerpo para eliminar el exceso de acidez. Sin embargo, no existe ninguna función biológica que trabaje para "eliminar el exceso de acidez." La expresión no tiene sentido. Además, su idea de que la acumulación de ácido en la sangre, signifique lo que signifique, hará que el cuerpo enferme es otra idea fantasiosa los Young parecen haber sacado de la nada.

Los Young que en su defensa de la dieta alcalina hacen muchas afirmaciones infundadas sobre cuerpos que son "demasiado ácidos." Estos organismos, dice Young, producen aumento de peso, retención de agua, colesterol alto, cálculos de calcio, y tumores. Estos trastornos, según él, son mecanismos de ahorro de la vida-que el cuerpo demasiado ácido desarrolla para combatir el exceso de ácido. Una vez más, esta idea es pura fantasía y no tiene respaldo en la literatura científica.

Gabe Mirkin, MD, un experto en salud, nutrición y medicina deportiva, ha dicho: "Si usted oye a alguien decir que su cuerpo es demasiado ácido y usted debe utilizar su producto para hacerlo más alcalino, sería prudente no creer nada de lo que esta diciendo. " Por el contrario afirma:

Cualquiera que le diga que ciertos alimentos o suplementos hacen su estómago o su sangre más acida no entiende de nutrición. No se crea que es importante si los alimentos son ácidos o alcalinos, porque no hay alimentos que cambien la acidez de nada en su cuerpo a excepción de su orina. Su estómago es tan ácido que ningún alimento puede cambiar su acidez. Los cítricos, el vinagre, y vitaminas como el ácido ascórbico o de ácido fólico no cambia la acidez del estómago o del torrente sanguíneo. Una botella entera de pastillas de calcio o antiácidos no cambia la acidez de su estómago más de unos minutos. Todos los alimentos que salen de su estómago son ácidos. Pasan al intestino, donde las secreciones de su páncreas neutralizan los ácidos del estómago. Así que no importa lo que usted come, la comida en el estómago es ácida y la comida en el intestino es alcalina.

No se puede cambiar la acidez de ninguna parte del cuerpo a excepción de la orina. Su sangre y sus órganos mantienen la acidez en un rango muy estrecho. Cualquier cosa que cambiase la acidez en su cuerpo le haría enfermar y podría incluso causarle la muerte. (Mirkin 2003).

En conclusión, la dieta alcalina no tiene ningún efecto significativo sobre el pH de la sangre de una persona. Por lo tanto, incluso si los Young estaban en lo cierto acerca de que pH de la sangre es la clave para la salud, que no lo es, la dieta alcalina no sería la clave para la salud, y mucho menos un tratamiento del cáncer.

Véase también Gerson therapy y blood type diet.

Lecturas relacionadas

Artículos y libros

Acid/Alkaline Theory of Disease Is Nonsense by Gabe Mirkin, M.D.

Páginas web

Alkaline Diets and Cancer: Fact or Fiction?

Why Bogus Therapies Often Seem to Work por Barry L. Beyerstein

Podría proponer otra razón a por qué parecen funcionar: Ignorancia acerca de los fracasos de la terapia. Los sanadores alternativos no llevan la cuenta de los fracasos. Los pacientes que no vuelven, porque el tratamiento no les funciona o porque mueren, no se cuentan. Los pacientes muertos no cuentan buenas anécdotas.

 

 

 

©copyright 2011
Robert Todd Carroll