DICCIONARIO DEL
ESCÉPTICO

Robert Todd Carroll

 logo.gif (4146 bytes)
SkepDic.com


 

vertline.gif (1078 bytes)

EL "MONSTRUO" DEL LAGO NESS (NESSIE)

"Nessie" es la supuesta criatura que habita en Loch Ness, un largo y profundo lago cerca de Inverness, Escocia. Ha quedado constancia de muchos avistamientos del "monstruo", yendo hacia atrás, por lo menos hasta el tiempo de San Columba, un monje irlandés que en el s. VI convirtió a la mayor parte de Escocia al cristianismo. Parece que también convirtió a Nessie; se dice que hasta que no apaciguó a la bestia, ésta había sido una asesina.

La leyenda moderna de Nessie comienza en 1934 con El Dr. Robert Kenneth Wilson, un médico de Londres, quien supuestamente fotografió a una criatura parecida a un plesiosaurio con su largo cuello emergiendo de las obscuras aguas; dicha fotografía provocó mucha agitación. Antes de la fotografía, Loch Ness era la materia de leyendas y mitos. Los nativos conocían la vieja historia de la serpiente marina, pero la gente acudía al lago más para relajarse que para ir en expediciones de búsqueda de bestias míticas. Después de la foto, se llamó a los científicos. Primero, examinaron la fotografía. Podía ser un plesiosaurio, sí, pero también podría ser un tronco, o una nutria. Más tarde, habría exploraciones de submarinos equipados con dispositivos sensitivos de alta tecnología. Ahora, se tiene una rebosante industria turística que se dice generó alrededor de 37 millones de dólares en 1993, cuenta con completos paseos submarinos (costaban cerca de 100 dólares la hora en 1994) y un centro turístico multimedia.

Ha habido más fotografías de Nessie. Los tabloides pagarían buenas cantidades por una de esas fotos, y algunos emprendedores han acampado cerca del lago por años esperando capturar con el lente de su cámara a la elusiva bestia. Una buena fotografía ¡y se podrían retirar por el resto de su vida! Hasta el Smithsoniano tiene una página electrónica dedicada al tema de Nessie, donde los defensores de la idea del monstruo continúan su investigación científica al respecto. De acuerdo al Smithsoniano: Aunque la mayoría de los científicos cree que la probabilidad de que exista el monstruo es pequeña, mantienen una mente abierta como buenos científicos y aguardan por pruebas concretas en la forma de esqueletos o la captura de la criatura.

Sugerimos... que aquellos interesados en el fenómeno... se unan a la Sociedad Internacional de Criptozoología, que es una organización científica que examina críticamente lo referente a criaturas desconocidas de inesperada forma y tamaño, y lo somete a revisión técnica.

¡Continúen leyendo! Desde luego, se trata del mismo Smithsoniano que, en el número de Enero de 1996 de su revista mensual, publicó un artículo bastante acrítico acerca de la rabdomancia. Ya nos hemos acostumbrado a la poco sincera defenza de la apertura mental por parte de los tabloides cuando explotan nuestro afecto por lo misterioso y asombroso, pero pensamos que el Smithsoniano debería tomar un punto de vista serio y presentar estudios empíricos en lugar del acrítico pensamiento deseoso que ha publicado. Pero puede ser que el Smithsoniano se haya dado cuenta de que para poder competir y sobrevivir deba satisfacer la mentalidad tabloide del público en general y las autoridades. ¿Qué sigue? ¿Playeras estampadas con Pie Grande como parte de su membresía anual?

Además de las fotografías ha habido numerosos testimonios de avistamientos aportados por testigos de incuestionable confiabilidad. Así que ¿cómo se puede mirar a toda esta "evidencia" y catologar a Nessie como una invención de la imaginación de la gente, como otro caso de pareidolia (otra Virgen de Guadalupe en las tortillas)? Fácil, comencemos con las fotografías.

En una anécdota no tan obscura como el episodio del hombre de Piltdown, pero al menos tanto como las fotografías trucadas de hadas que le tomaron el pelo a Arthur Conan Doyle, la más famosa fotografía que muestra a Nessie como pariente del extinto plesiosaurio se reportó como trucada. David Martin, un zoólogo, y Alastair Boyd, eran miembros de un proyecto científico para encontrar a Nessie. Son acreditados por el Sunday Telegraph de Londres (Marzo, 12, 1994) como quienes desenmascararon la historia de la fotografía de Nessie que fue escenificada utilizando un submarino de juguete. Se dijo que Christian Spurling, quien murió a finales de 1993, confesó su papel en la broma de la foto en su lecho de muerte. La fotografía no fue tomada por Wilson -su nombre fue utilizado para dar estatura e integridad a la foto- sino por el hermanastro de Spurling, Ian Wetherell. El padre de Ian, Marmaduke ("Duke") Wetherell, había sido contratado por el Daily Mail de Londres para encontrar al monstruo. Wetherell era un realizador de películas que se describía a sí mismo como "un cazador de grandes presas", ¿qué presa más grande que Nessie? ¡A menos que la gran presa fuera un pequeño modelo de serpiente marina fabricado con una tabla plástica adaptada a un submarino de juguete de 35.6 cm! En realidad, la broma creció de tal manera que creó tanta agitación que los bromistas decidieron que lo mejor era guardar silencio.

Alastair Boyd, mencionado más arriba como uno de los investigadores que descubrió la farsa de la fotografía de Nessie, afirma haber tenido un avistamiento genuino del monstruo en 1979; aunque su Nessie no se parecía a un dinosaurio. Más parecido a una bellena, declaró. Era de al menos 6 metros de largo y dice haberla visto rondando en las aguas del lago. No es probable que existan nutrias de 6 metros de largo, pero existen troncos con esas dimensiones. Incluso se cometen errores al tratar de adivinar la talla de cosas vistas a la distancia por breves instantes bajo condiciones que no son las ideales. No importa, Boyd está convencido que existen criaturas en el lago, pero esto ya lo sabemos, por supuesto que hay criaturas viviendo en el Lago Ness, pero ¿son monstruos de 6 metros, las dimensiones de una ballena que nadie a logrado ver claramente y menos encontrarla?

Ya que la historia del monstruo de Loch Ness ha rondado por ahí por más de 1500 años, si existe algún monstruo es poco probable que sea el mismo visto por San Columba. O, ¿debemos creer que Nessie no sólamente es muy grande, sino también muy viejo, un verdadero Matusalén entre las bestias? Por lo pronto podemos concluir que debe haber más de un monstruo. Dejaré a los zoólogos el calcular cuántos monstruos son necesarios para mantener a la especie durante tantos años. Un reporte que leí afirmaba que se necesitaría una población de al menos diez criaturas para mantener la especie, y que además el Lago Ness es incapaz de sostener a un depredador de un peso mayor a 330 kg. (The Naturalist, invierno 1993/1994, citado en The Daily Telegraph). El jefe del Proyecto Loch Ness, Adrian Shine, declaró que el monstruo podría ser un esturión báltico, un primitivo pez con boca puntiaguda y espinas que puede llegar a medir hasta 3 m. de largo y pesar alrededor de 200 kg. Esto a algunos les podría parecer una historia más de pesca, pero existe la evidencia de que Nessie es, a lo sumo, un gran pez en un gran lago, o una gran estela en un gran lago.

The Naturalist reportó que un amplio estudio de la ecología del lago indica que el mismo no es capaz de soportar más de 30 toneladas métricas de peces. (La cadena alimenticia de este lago se basa en bacterias, las cuales descomponen la vegetación, y no en algas como en la mayoría de los lagos). Estimando que un grupo de depredadores pesara no más del 10% del peso total de peces disponibles para su consumo, los investigadores llegaron a la media de 300 kg. Es extraño que con toda nuestra sofisticada tecnología, submarinos y miles de observadores aún no contemos con un sólo especimen. No tenemos ni un esqueleto, ni siquiera un hueso para examinar. Con un mínimo de diez de estos gigantescos monstruos (a cada momento) nadando en el lago, es lógico pensar que a estas alturas debería de haber por lo menos un avistamiento claro sin sombra de duda, lo pensarías, a menos que quisieras mantener viva la engañifa/mito/leyenda. No se puede negar que existen buenas razones económicas para mantener el mito del monstruo de Loch Ness con vida. Es bueno para atraer turismo. Y ahí están todas esas investigaciones "científicas" financiadas por el gobierno y donaciones privadas: empleo de tiempo completo para los criptozoólogos. Y desde luego, todos esos rollos de película vendidos a los fotógrafos que andan en busca de hacer la grande. El turismo creció a partir del mito, no al contrario; la historia se habría contado con o sin centros multimedia y tiendas de regalos repletas de recuerdos de Nessie.

En adición a la fotografía que Boyd y otros expusieron como falsa, existen más fotos que considerar. No todas las fotos de Nessie son engaños, algunas son fotografías genuinas del lago. Estas fotos siempre son muy grises y llenas de grano, tomadas a las obscuras aguas con muchas sombra y siluetas. No hay duda de que en algunas de ellas aparecen formas que pueden ser tomadas por serpientes marinas, pero también pueden ser tomadas por un tronco, una sombra en una ola, una ola, un madero flotando o pecios. Cualquiera que haya paseado alrededor del Lago Ness no se extrañaría de la varidad de formas que se pueden apreciar mirando hacia sus aguas. El lago es muy largo, y el día que estuve allí estubo muy turbulento, aunque ese día fue más bien un día benévolo en comparación a los días normales del verano escocés. Obviamente no fui a Loch Ness a realizar una investigación seria acerca del monstruo, sólo estuve un día. Ni siquiera me tomé la molestia de asistir a la Exhibición del Monstruo de Loch Ness, la cual, de acuerdo a la guía Fodor's de Escocia, "presenta los hechos y los enagaños".

Estaba de vacaciones, viajando con mi esposa, mi hija, mi futuro yerno y un estimado amigo. Tomamos la B862, que ofrece vistas intermitentes del lago desde el lado Este. Fue un paseo placentero entre brezales y coníferas, pero nada espectacular en una de las tierras de grandes espectáculos. Yendo hacia el Norte por el lado Oeste a lo largo de la A82 te lleva precisamente a lo largo del lago en muchos puntos y a pasar cerca del famoso castillo Urquhart, uno "de los puntos favoritos para observar al monstruo" (la guía Fodor's).

Urquhart está en el itinerario del camión turístico y recibe más visitantes de los que es capaz de acomodar. Quería parar ahí y tomar ventaja de su excelente ubicación para observar al monstruo, pero el estacionamiento estaba lleno. Manejé hacia el Norte pasando el castillo, buscando un buen sitio para dar vuelta, y después de varios kilómetros encontré uno. Conduje hacia el Sur, pasé el castillo nuevamente, mientras el vigilante del estacionamiento me hacia señas: el estacionamiento continuaba abarrotado. Manejé kilómetros buscando un buen lugar para virar nuevamente, encontré uno, e hice una tercera pasada por el castillo con el mismo resultado. ¿Sería una señal de la existencia de Nessie? Tuvimos que realizar la mayor parte de nuestra observación del lago desde la carretera. Mientras que no vimos ningún monstruo ese día, conservo una viva memoria de uno de los más largos (38.6 km.) y ciertamente el más profundo lago de Escocia (229, 244, o 274 metros en algunos lugares). No dudo que cualquiera que haya fijado su vista en esas obscuras, ondulantes y sombreadas aguas haya visto algo que pudiera ser Nessie. No dudo que muchos, si no es que la mayoría, de los miles de testigos que afirman haber visto a Nessie son honestos, gente honrada que ha interpretado sus percepciones de acuerdo a sus deseos. ¡Han venido al lado del lago y han sido bendecidos con una visitación! Son verdaderamente especiales y sus vidas ahora están marcadas para siempre como únicas. Y lo mejor de todo: ahora tienen una historia para relatar por el resto de sus vidas. En muchos sentidos son como la joven dama que declaró que lo mejor de su vida fue cuando vió a Michael Jackson en una tienda departamental: ¡"fue como ver un OVNI", dijo! Apuesto que contará la historia de su avistamiento de Michael Jackson por años. ¿Quién sabe hasta qué proporciones épicas crecerá la historia de la joven dama? Quizás crezca tan grande como el Lago Ness, como la leyenda de Nessie.

 

 

 

©copyright 2008
Robert Todd Carroll